Caza

Las actividades relacionadas con la caza, tienen una gran importancia en nuestra región, no se limitan al mero carácter deportivo o de ocio, sino que genera actividad empresarial y tiene una enorme influencia en lo que a socioeconomía castellano-manchega se refiere.

Según los datos de la Asociación de Productores de Caza de Castilla-La Mancha, la actividad cinegética genera más de 5.000 puestos directos de trabajo, crianza y aprovechamiento de especies cazables, con unos jornales anuales superiores a 1.350.000. La facturación anual, en cálculos de esta organización, se acerca a los 240 millones de euros.

La superficie destinada a la actividad cinegética en Castilla-La Mancha cubre más de 7.000.000 de hectáreas, de las cuales 5.121.674 están destinadas al aprovechamiento de la caza menor y 1.869.524 hectáreas al de la caza mayor. En cuanto al número de piezas, en Castilla-La Mancha se cobran anualmente más de 40.000 piezas de caza mayor y más de 3.000.000 piezas de menor. Entre las especies de caza mayor, destacan el venado y el jabalí, y entre las especies de caza menor la principal es la perdiz, con más de 1.300.000 piezas, seguida por el conejo y la liebre y, en menor medida, la paloma torcaz.